La mujer se apunta al juego electrónico gracias a las redes sociales

Posted on marzo 25, 2010 por

0


Lo que no consiguió el PC ni las consolas lo están consiguiendo las redes sociales: la mujer se apunta al juego electrónico. Si pensabas que Internet era territorio de hombres, estás equivocado. Al menos en el ámbito de las redes sociales, la “guerra de los sexos” la ganan las mujeres en la mayoría de los sitios.

Las mujeres son las principales usuarias de la gran mayoría de las redes sociales y de otras webs 2.0 de gran importancia. Las que más implican interacción social en lugar de profesional o meramente de ocio son en las que ellas se imponen con especial claridad. Dos de las redes más populares del planeta también tienen mayor número de usuarios mujeres: Twitter, MySpace y Facebook, en los tres casos con un 67 por ciento. Flickr poseen un 52 por ciento de dadas de alta. Sin embargo se puede ver que en LinkedIn predominan los hombre con un 68 por ciento.

 

 

 

 

 

Por ello la adicción a los videojuegos en las redes sociales es una batalla ganada por las mujeres ya que es evidente que cada vez es mayor la participación activa de la mujer en la red.

Un estudio realizado en EEUU entre casi 50 millones de personas revela que las redes sociales están igualmente afectadas de sexismo: las mujeres dominan. La única donde predominan los hombres es la elitista LinkedIn, como se ve en el grafico, orientada al mundo académico y profesional.

También es especialmente interesante que la estadística cambie en función de la edad. Las mujeres arrasan en las edades más jóvenes, pero los hombres son más numerosos a partir de los 35 años. Este hecho es debido a que por una parte las mujeres se desinteresan de la actividad virtual a medida que se impone el principio de realidad de la vida familiar y laboral, y por otra estamos todavía en una fase temprana de asimilación de nuevas pautas de conducta. Las mujeres mayores no se interesan por las modernas redes sociales, pero dentro de una década será habitual que se impliquen tanto como los hombres. Es una cuestión de tiempo, de revelación.

Escrito por Irune Ibero Martinez

Anuncios
Posted in: Uncategorized